20130130

Impiedad (Capítulo 6)

La impiedad puede definirse como un estilo de vida que no toma en cuenta a Dios, ni su voluntad, ni su gloria, ni la dependencia de él. Así que fácilmente podemos ver que alguien puede tener una vida muy respetable y seguir siendo un impío en el sentido de que Dios es totalmente irrelevante en su vida.  Puede que se trate de personas amigables, corteses y generosas, pero sus acciones no están asociadas a  Dios. Quizás van a la iglesia el domingo, pero viven el resto de la semana como si Dios no existiera. No son gente mala pero sí impía.

Lo triste es que muchos creyentes podemos quizás leer nuestra Biblia y orar un par de minutos al empezar el día, pero cuando salimos a nuestras actividades diarias, vivimos como si Dios no existiera, no dependemos de El, ni pensamos en El, durante el resto del día.

Para la persona piadosa, Dios es el centro y punto focal de su vida. toda circunstancia y actividad, sea temporal o espiritual, la concibe a través de su vida centrada en Dios.  Todo creyente tiene cierto grado de impiedad, por tanto debemos preguntarnos:  ¿Cuán impío soy?  ¿Cuánto tomo en cuenta a Dios en mi vida? ¿Cuántas actividades diarias realizo que no tienen relación con el Señor?

Medite sobre su propia vida, estamos hablando de qué tan importante es Dios en su vida, no de si somos buenos o malvados. Encuesta tras encuesta revela que hay  muy poca diferencia entre los patrones de conducta de los creyentes y de los que no lo son y esto es debido a que ignoramos al Señor en la mayoría de nuestras actividades y pocas veces pensamos en El.

Dice el autor "Creo firmemente que todos los demás pecados honorables encuentran su raíz en el pecado de la impiedad", pues si nuestra vida y decisiones dependieran de Dios,  en todos los aspectos, cometeríamos menos errores y pecados.

Ahora bien, ¿ cómo podemos ejercitar la impiedad? Ante todo, medite sobre su propia impiedad y reconozca su necesidad de vivir una vida más centrada en Dios, una vida más piadosa. Luego identifique áreas de su vida en la que no toma en cuenta a Dios y finalmente ore para que Dios lo ayude a ser más consciente de que vive cada día ante Sus ojos que todo lo ven. Trate de vivir tan consciente de Él como Él lo está de usted.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encantaría que dejaras un comentario sobre este capítulo, tus experiencias y vivencias son muy importantes para todos