20120604

¿Cómo puedo dar gracias? (Capítulo 6)

La gratitud nace en aquellos corazones que se toman tiempo para pensar en las misericordias del pasado

En este capítulo se analizarán  algunas maneras prácticas de cultivar un corazón agradecido. No solo convencional y oficial, sino un nuevo estilo de vida. 

La Expresión: La gratitud no es el juego de a ver quién aguanta más tiempo callado. Debe expresarse tanto a Dios como a los demás, la gratitud que se calla no le sirve a nadie. Es necesario expresar los pensamientos de gratitud con palabras de agradecimiento.

El Canto: Otro aspecto de la acción de gracias que a menudo encontramos en las Escrituras es la expresión musical. En el servicio de la iglesia. Mientras conduce el auto, mietras barre el patio, mientras trabaja. Cualquier oportunidad es un buen momento para expresar un cántico de gratitud.

La Postración: Orar es más que pedir. La oración es un instrumento de alabanza y agradecimiento. Piense en la composición general de sus oraciones. ¿Están desequilibradas con demasiadas peticiones? ¿Están plagadas de quejas? ¿O -aún en esos momentos en los que siente la necesidad desesperada de la intervención y el obrar de Dios - sus oraciones incluyen expresiones de gratitud?

En Privado y en Público: Para que la gratitud produzca gozo en nuestro corazón, debe expresarse en todo lougar y en toda oportunidad, tanto en privado ante Dios como en público ante los demás. ¿Cuán agradecido a Dios está usted cuando nadie está mirando? ¿Cuán rápido es para dar gracias a Dios cuando todos están mirando? ¿Cuánto espacio ocupa la gratitud en su interacción con los demás?.

La gratitud debería ser un acto constante de cada hora, de cada día, de toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encantaría que dejaras un comentario sobre este capítulo, tus experiencias y vivencias son muy importantes para todos