20130127

Ingratitud (Capítulo 9)



Nuestra vida debería ser una constante acción de gracias.  Todo lo que somos y tenemos el un don de Él.  Si usted posee habilidades intelectuales, profesionales o técnicas, son un regalo del Altísimo. Es cierto que quizás usted hizo un gran esfuerzo preparándose pero ¿de dónde vino la capacidad intelectual y el talento innato que posee, o la capacidad de comprender lo que estudió? Provienen de Dios, quien lo creó con una aptitud natural y en su gracia providencial le llevó a desarrollarla.

La mayoría de la gente reconoce que lo que tiene proviene de Dios, pero cuán a menudo hace una pausa para agradecérselo? Cuándo fue la última vez que le dio gracias a Dios por su trabajo o por los muebles que tiene en su casa, o por la capacidad intelectual que posee?  Uno de los pecados "aceptables" es no agradecer a Dios por la provisión y las bendiciones espirituales que nos ha prodigado, pues con esta actitud damos por entendido que la merecemos.

Cuando Pablo describe en Romanos 1:18-32 la población pagana de sus tiempos, decía : "Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, más bien, se hicieron vanos en sus razonamientos y  su insensato corazón fue entenebrecido".

No darle la honra a Dios o no ser agradecidos son las características más evidentes de nuestra sociedad moderna, por lo tanto los creyentes debemos caracterizarnos por dar gracias a Dios en todo, incluso en situaciones difíciles por las cuales no sentimos el deseo natural de agradecer. 

Si bien es cierto que hay circunstancias negativas por las que no quisiéramos dar gracias, debemos  pensar que Dios tornará cualquiera de esas circunstancias para nuestros bien (nuestro bien es conformarnos al carácter de Cristo) y por esta razón daremos gracias en medio de ellas. Por tanto, aún cuando las circunstancias se tornen amargas y las cosas no resulten como hubiéramos querido, debemos  hacerlo por fé, por lo que está haciendo a través de las circunstancias para transformarnos a la imagen de su Hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encantaría que dejaras un comentario sobre este capítulo, tus experiencias y vivencias son muy importantes para todos