20120109

Camino hacia el quebrantamiento

El quebrantamiento requiere tanto la iniciatva de Dios como nuestra respuesta personal. Según las Escrituras, hay tres instrumentos que Dios usa principalmente para llevarnos al quebrantamiento: 

1. La Palabra de Dios: Cada vez que abrimos nuestra Biblia sea en privado o en la congregación, debemos hacerlo con el próposito de permitirle quebrantarnos.

2. Circunstancias:  Dios usa las circunstancias para poner en evidencia nuestra necesidad y llevarnos hasta el final de nuestras fuerzas. Podemos decidir responder con orgullo o  con humildad, someternos a la mano de Dios y permitirle que nos amolde a través de esa presión.

3. El cuerpo de Cristo: Si andamos en luz con nuestros hermanos creyentes, ellos pueden ayudarnos a ver los aspectos de nuestra vida en los cuales necesitamos ser quebrantados.

Cuando aprendemos a ver las circunstancias difíciles de nuestra vida como si fueran "momentos de crucifixión", elegimos renunciar a nuestro orgullo, a nuestras expectativas. Elegimos el camino de la cruz, dejar que otro reciba el mérito, dejar pasar la oportunidad de tener la última palabra.

Por otro lado para lograr ser humildes y quebrantados, tenemos que reconocer nuestra necesidad ante Dios y ante los demás. No hay quebrantamiento posible cuando nuestro dedo señala a otro. El quebrantamiento no admite excusas, justificaciones, ni explicaciones racionales para mi pecado. Una personas quebrantada está dispuesta a decir: "Oraría por mi? " Tengo una necesidad en mi vida, Dios está tratando conmigo en este aspecto. El quebrantamiento hacia Dios produce apertura hacia el prójimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encantaría que dejaras un comentario sobre este capítulo, tus experiencias y vivencias son muy importantes para todos