20100824

SALGASE DE ESE POZO (Capítulo 1)


La vida en el pozo

Usted no tiene por qué quedarse en el pozo, aun si ha estado en él toda su vida, puede salirse. Tal vez usted sea del tipo de persona que trata de poner su pozo de lo más acogedor posible y que pese a eso no deja de preguntarse porqué no puede sentirse satisfecha allí. Tal vez deba dar gracias a Dios por n o estar satisfecha.

No se está hablando de dejar un sitio físico o de dejar un cónyuge o un trabajo,  la autora está hablando de un lugar del corazón de la mente, del alma personal, que llevamos con nosotros donde quiera que nuestras circunstancias físicas nos llevan. El ambiente a nuestro alrededor podrá haber cambiado, pero seguimios viviendo en ese mismo viejo pozo.

En las conferencias que dicta Beth alrededor del mundo, una vez  describe la vida en el pozo, pregunta “Cuántas de ustedes puede dcier que están en un pozo ahora mismo? “ Para nuestra sorpresa una cantidad apabullante de mujeres levanta la mano tímidamente y lo más impresionante muchas de ellas han ido a estudios biblícos por años, montones son consideradas exitosas y otras son vistas en sus congregaciones como modelos a seguir. Muchas mujeres espirituales……y desdichadas.

Ahora bien, cómo identificamos si estamos en un pozo:

1. Si te sientes atrapada. En el Salmo 40 habla de un lugar resbaladizo, enlodado, fangoso, de donde no se puede salir. Uno siente que el terreno siempre se hunde más, un sentimiento de estancamiento.

2. Usted no tiene donde apoyar el pie . En Salmos 69:2 David clamó “me estoy hundiendo en un cieno profundo, donde no puedo hacer pie”. Tenemos que aceptar que existe un enemigo tratando de hundirnos en ese cieno, de destruir nuestras vidas. Pablo, nos ruega en Efesios 6:11 “Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo”. Una manera de saber que se está en el pozo es que uno se siente inefectiva y sin poder para contrarrestar agresiones, problemas y tentaciones, pues sus pies están atrapados en el lodo. Un pozo es una tumba prematura que Satanás cava para usted, con la intención de enterrarla viva y aunque si es cristiana Satanás no tiene poder para hacer que se quede allí para siempre, irónicamente Dios no la va a obligar a que salga. Algunas cosas, gústele o no, están en nuestras manos decidirlas.

3. Ha perdido la visión: La luz del pozo es tan mala que ya no podemos ver las cosas que alguna vez fueron obvias. Nos sentimos tan enterradas en la situación en que nos encontramos que perdemos toda la pasión por el futuro que se nos ha prometido.

Luego de esta descripción Beth le pregunta a usted “Ha estado alguna vez en el pozo? “Está ahora mismo en el pozo? “  “Conoce a un ser amado que está viviendo en el pozo?”

Pues este libro se trata de esto, de ver cómo caímos en ese pozo y encontrar la salida hacia fuera del pozo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encantaría que dejaras un comentario sobre este capítulo, tus experiencias y vivencias son muy importantes para todos